Espera, ¿qué? Las hadas que engañaron a Arthur Conan Doyle

Hace cien años, dos primas llevaron una cámara a un arroyo en el norte de Inglaterra y regresaron con una controversia que permaneció en el aire mágicamente durante décadas.

Hace cien años, dos primas llevaron una cámara a un arroyo en el norte de Inglaterra y regresaron con una controversia que permaneció en el aire mágicamente durante décadas. Cinco fotografías tomadas por las jóvenes parecían mostrarlas interactuando con hadas, pequeñas míticas y elegantes criaturas femeninas con las alas.

Esto puede parecer una broma que -por muy bien hecha que esté-, sólo se considerará brevemente antes de ser rechazada decisiva y permanentemente. No en este caso. Sir Arthur Conan Doyle, uno de los autores más populares de su tiempo (o de cualquier otro) gracias a su detective Sherlock Holmes, escribió sobre las hadas: “El reconocimiento de su existencia sacudirá la mente material del siglo XX de sus pesadas y embarradas rutas, y le hará admitir que hay glamour y misterio en la vida”. Los expertos examinaron las fotos y recorrieron el sitio. (Un clarividente que visitó la escena “las vio [a las hadas] en todas partes”). El mundo, al parecer, quería saber más.

Algunos medios, incluyendo la British Broadcasting Corp., entrevistaron a las primas fotógrafas, Elsie Wright y Frances Griffiths, en los años ‘60, ‘70 y ‘80. Ochenta años después de la sesión de fotos de las jóvenes, se hicieron dos películas sobre los eventos, y no fueron producciones baratas: una contó con la presencia de Harvey Keitel y Peter O’Toole, y otra con Ben Kingsley.
¿Por qué las fotos de las hadas de Cottingley -que en realidad eran recortes de cartón- impresionaron tanto? La novedad relativamente reciente de la fotografía alimentó la curiosidad, según el artículo de Wikipedia sobre las fotos. Doyle consultó a expertos en Kodak, quienes ayudaron a popularizar la fotografía cuando fue presentada la cámara de caja Brownie en 1900. Las fotos fueron mejoradas y expuestas alrededor del Reino Unido por sus admiradores en giras de conferencias. “La fotografía del espíritu” se estaba convirtiendo en una moda, y Doyle posó para una foto de doble exposición con un supuesto fantasma en 1922. (El amigo de Doyle y posterior enemigo, Harry Houdini, se burló de la moda y creó una foto de sí mismo con el supuesto fantasma de Abraham Lincoln como parte de su campaña para desprestigiar al espiritualismo).

En 1983, 66 años después de que su broma se convirtiera en viral, Elsie y Frances admitieron que copiaron ilustraciones de bailarinas de un libro infantil y dibujaron alas en ellas. Ellas posaron con los recortes de cartón, produciendo el efecto de hadas.

Pero Frances insistió en que una de las fotos -que muestra sólo imágenes brumosas de las figuras de hadas sin las chicas- era real. “Fue una tarde de sábado muy húmeda y sólo estábamos dando vueltas por ahí con nuestras cámaras y Elsie no tenía nada preparado. Vi a estas hadas levantándose de la hierba y sólo apunté con la cámara y tomé una fotografía “.

Elsie dijo en ocasiones que las figuras de las hadas fueron fruto de su imaginación que ella fue capaz de fotografiar. Los propios fotógrafos tuvieron varias dificultades para dejar ir a las hadas, pese a  algunas molestias que surgieron a partir de la fama de las fotos falsas.

En 1985, Elsie dijo que ella y Frances estaban demasiado avergonzadas para admitir la verdad después de haber engañado a Doyle. “Dos chicas pueblerinas y un hombre brillante como Conan Doyle, bueno, sólo podíamos mantenerlo en secreto”. En la misma entrevista, Frances dijo: “Nunca pensé que fuera un fraude -sólo éramos Elsie y yo divirtiéndonos un poco y a día de hoy no puedo entender cómo les pudimos engañar – querían que les engañáramos.”

Jeff Elder, Digital Communications Manager

Wikimedia Foundation

Traducción: Constanza Verón 

 

 

Dejar una respuesta