Iberoconf 2017 o cómo hacer que Iberocoop sea más que un espacio de aprendizaje

822 millones de personas en el mundo están representadas hoy en más de 3 millones de artículos escritos en la Wikipedia en italiano, en portugués y español.

El 10, 11 y 12 de junio se realizó en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires Iberoconf 2017 y fue más que nunca, un espacio de encuentro de las organizaciones locales Iberoamericanas. El evento se propuso ser un espacio de aprendizaje y delineamiento estratégico, un golpe de efecto de la red dentro del movimiento. Un lugar para representar a las organizaciones locales y sus comunidades. Un espacio donde canalizar sus demandas e ir más allá.

Iberocoop ha crecido mucho durante los últimos 3 años y desde el último encuentro en 2014 hemos crecido lo suficiente para poder generar un encuentro. Lejos de establecer objetivos cuantitativos vinculados a la creación de contenido dentro de las distintas Wikipedias, ha abogado por establecer objetivos largo placistas, cuyo fin último sea impulsar un mejor trabajo de las organizaciones localmente y que se traduzca en mayor impacto estratégico de la red a nivel regional. Esto ha sido posible porque durante los últimos 3 años hemos podido canalizar nuestros aprendizajes. Impulsamos decenas de propuestas en conjunto y más de 7000 artículos fueron creados.

En este sentido, nuestro desafío no era saber si podíamos hacer proyectos juntos, sino preguntarnos:

¿Queremos ser solo una red de proyectos o también ser una red de apoyo para hacer crecer nuestras comunidades y grupos local y regionalmente?

En Iberoconf 2017, apostamos por diseñar un encuentro cuyo objetivo fuera adquirir un conocimiento significativo a través del hacer y la puesta en práctica en conjunto para generar un mayor impacto regionalmente.

Este objetivo lo llevamos a cabo a través de las siguientes premisas y/o aprendizajes:

Incorporar desde el inicio a todos los participantes en la organización ayuda a definir los objetivos de una manera más estratégica.

Las organizaciones fueron mucho más que sólo asistentes, jugando un rol de contrapartes activas. A través de encuentros presenciales- virtuales y el uso de canales de comunicación como Telegram, consensuamos el estado de la red hasta 2017. A través del input de los y las participantes – recogido posteriormente a través de una encuesta – definimos los objetivos y los resultados del encuentro de manera participativa para garantizar un programa acorde a las necesidades y demandas de las organizaciones.

Diseñamos espacios de aprendizaje participativos para promover la construcción de una red de cooperación más fuerte y profesionalizada.

Evitamos el formato “charla expositiva”. Éstas, que estuvieron muy presentes en Iberoconf 2014, suelen ser lideradas por los grupos más fuertes coartando la participación de organizaciones con otro nivel de desarrollo y dejan poco espacio para la discusión y la participación de los grupos. Por este motivo, impulsamos talleres prácticos donde desde el hacer y el trabajo en grupos se garantizara un aprendizaje similar.

Creamos espacios de debates amplios y flexibles, incluso definidos durante el evento, para garantizar resultados concretos.

Organizamos una conferencia estructurada pero lo suficientemente flexible en sus espacios de debate. Posicionamos consignas amplias para que todos los participantes se sintieran cómodos y cedimos una gran parte de la coordinación de estos espacios a una facilitadora externa con el objetivo de garantizar una participación equitativa.  La amplitud y la coordinación garantizaron que estos espacios fueran definiendo su contenido de acuerdo a las necesidades y demandas de la red, lo cual se tradujo en resultados concretos, sobre todo en relación a la posición de Iberocoop en la estrategia 2030 y en materializar las demandas del grupo a través de una carta de intenciones dirigida a Wikimedia Foundation, conocida como la Carta de Buenos Aires.

 

Hicimos del evento un encuentro para empoderar la comunidad local e invitar a participar a nuevos miembros.

Involucrar a la comunidad local de los eventos internacionales permite que tengan mejor visión del movimiento al que pertenecen. La comunidad jugó un papel importante en la organización involucrando a parte de ella como mentora del encuentro para incorporar nuevos miembros. Este rol de liderazgo generó que por primera vez representantes de contrapartes, nuevos editores y nuevos socios formarán parte de un encuentro de manera activa, inclusiva y participativa.

Dejar una respuesta