La palabra clave en el futuro será «compartir»

«Todo lo que no se da, se pierde.» 

Jorge Royan estaba tan inspirado por la primera frase de Ciudad de la alegría, de Dominique Lapierre, que donó todo su archivo fotográfico a Wikimedia Commons. Al otorgarle una licencia libre a su trabajo, dio permiso a cualquier persona de reutilizarlo y beneficiarse. Y en el proceso, dice, se hizo un amigo.

Paris - Accordion Player - 0956

Una chica tocando el acordeón en París. Por Jorge Royan.

El tesoro fotográfico de Royan entró en los servidores de Wikimedia con la ayuda de Carlos Barcenilla, un experimentado wikimedista y miembro de Wikimedia Argentina, que asistió en los aspectos técnicos de subir imágenes a Commons en nombre de Royan.

«Al principio, le di todas mis imágenes en una resolución limitada de 1600 píxeles», cuenta Royan. «Cuando vi la respuesta que tenía, le di todas las fotos en resolución plena».

Jorge se identifica como fotógrafo amateur, porque comenzó a tomar fotos antes de empezar su carrera como arquitecto, en la que se dedicó a diseñar y construir edificios de mediana altura para vivienda. Luego de retirado, volvió a su antiguo hobby, en el año 2000. «Todo había cambiado, pero un buen ángulo seguía siendo un buen ángulo», comenta.

Paris - Playing chess at the Jardins du Luxembourg - 2966

Un hombre jugando ajedrez en París. Por Jorge Royan.

El foco de Royan cambió de los edificios a personas muy interesantes. Viajó de Marruecos a Cuba, y de Vietnam a la India, porque «en el Este uno lleva lo que es en la cara. En el Oeste, esto se hace con las pertenencias.»

Con el apoyo de diferentes embajadas, las puertas de Europa se abrieron para Royan, así que construyó una casa rodante en Alemania y todos los años viaja, durante un mes, a un nuevo país europeo. Este año se encuentra en Francia.

Las fotografías de Royan fueron elegidas como Recurso del día en la portada de Wikimedia Commons muchas veces; las últimas fueron el 4 y el 14 de septiembre. «La chica que toca el acordeón era liviana como una pluma; el instrumento se notaba más pesado que ella», comentó. «¿Y qué puedo decir del jugador de ajedrez? Se veía y actuaba como si estuviera dirigiendo una orquesta, en lugar de unos peones sobre un tablero.»

Para encontrar imágenes como estas, Royan se desplaza en una bicicleta, «con un ojo especialmente atento a buenas condiciones de luz. Si la luz no es buena, no hay trabajo posible. En general, trato de hacer fotos en exteriores al final del día, o en sombras. Si el sol pega muy fuerte, trato de colocarme bajo un techo.»

Via Delle Oche, Bologna

Uno de los dibujos que Royan también compartió en Commons.

Hoy, Royan vive en Buenos Aires, donde es en parte dueño y administra sitios de almacenamiento y dos espacios comunitarios para artistas. Comparte su tiempo con su esposa y cuatro hijos. Y dice que está trabajando para lograr que sus socios artistas donen su trabajo a Wikimedia.

«Creo plenamente que la palabra clave en el futuro no será ‘riqueza’, ‘fe’ o ‘poder’, sino ‘compartir'», comenta Royan. «Dicen que amor es la cosa que, cuanto más das, más recibís. Espero que algún día también sea el caso para la cultura, la belleza y las ideas.»

Y agregó: «la belleza está en todos lados, solamente tenés que saber mirar.»

 

 

**Traducido de la nota original, «The key word in the future will be ‘share'», de Donna Peterson, publicada en el blog de Wikimedia Foundation.

*Imagen de portada: stand de polvos de colores en la India, de Jorge Royan, disponible aquí.

Dejar una respuesta