Testimonios: Miriam Latorre

Mi nombre es Miriam Latorre, soy Licenciada en Ciencias de la Educación y me especialicé en Tecnología Educativa. Como campo de conocimiento, me resulta sumamente potente y es necesario poder profundizar en la construcción de las tendencias actuales que se imponen en el ámbito cultural y que la escuela –como institución que representa el sistema formal de educación y al resto de las instituciones formativas- debe recoger, incorporar, aprehender. No se trata de “ver pasar” los desarrollos tecnológicos como algo ajeno a la educación, sino que podemos pensar en la escuela como lugar donde “sucedan cosas”, es decir, donde los modos de producción y difusión del conocimiento en la actualidad sean incorporados a los modos en que se enseñan los contenidos en las escuelas.

Estudié en la UBA y, siendo del interior, tuve que mudarme por un tiempo a la capital federal para sostener mis estudios. Aunque siempre tuve presente que mi destino era volverme. A lo largo de la carrera conocí educadoras que me mostraron el camino de la Tecnología Educativa y me transmitieron su pasión en lo que hacen. A ellas me acerqué y me propuse aprender de sus maneras de dar clases y de creer en la educación, de sus referentes bibliográficos, de sus perspectivas de futuro y de su trabajo. Esto me permitió conocer el campo y quienes lo trabajan, y conseguir mis primero trabajos vinculados con la inclusión de las tecnologías en la educación: a veces como investigadora, otras como capacitadora, otras como desarrolladora de propuestas educativas, otras como tutora de capacitaciones virtuales.

Fue así como, luego de recibirme, emprendí la vuelta a mi ciudad natal, un poco inquieta por mi futuro laboral, porque como es sabido en las ciudades pequeñas hay una voz que dice que “todo es chato” o “no es lo mismo que en capital”. Aposté a trabajar de lo que me gusta viviendo donde nací, siguiendo una frase que un colega me dijo alguna vez: “Una luz más en la gran ciudad es probable que nadie la note, pero en una ciudad pequeña puede alumbrar más de lo que uno cree”. Empecé a trabajar en capacitaciones virtuales, en una propuesta de formación no formal para líderes sociales, como asesora pedagógica en una escuela secundaria pública, a dar clases en un Instituto de Formación Docente y me convocan para formar parte del equipo educativo de Wikimedia Argentina a partir de una propuesta bien concreta: diseñar, junto con la coordinadora del área, un curso de formación para educadores que incluyera propuestas de trabajo con los diversos wikiproyectos. Luego, mi trabajo se expandió a otras funciones y sigo trabajando colaborativamente.

No había conocido antes la amplitud, profundidad e importancia que estos desarrollos culturales conllevan. Sólo me concebía como usuaria que consultaba la Wikipedia cuando precisaba una definición o saber sobre algún lugar o personaje.

Luego de sumergirme en las aguas wikipedistas pude captar, al modo de un insight, la relevancia cultural y educativa que tiene poder incorporar los wikiproyectos a las propuestas educativas y ya no solo como fuente de información, desmitificando algunos mitos de falta de confiabilidad. En el universo Wikimedia existen modos de producir el conocimiento que reflejan, en varios aspectos, la manera en que se construye el conocimiento en las comunidades científicas: hay debate, acuerdos en las maneras de escribir, fuentes en las que basarse, formas cercanas a la objetividad de la información. El conocimiento se construye de manera colaborativa y colectiva, contando con voces de otros usuarios que abonan a la neutralidad de lo que se escribe en los artículos. Esa nueva definición de neutralidad es interesante para recuperar en los ámbitos educativos. Creo que la Wikipedia puede convertirse en un caso emblemático para analizar desde el campo de la tecnología educativa: encierra dilemas, refleja maneras en que se construye y difunde el conocimiento, es ampliamente conocida mundialmente, se impone como el sitio de consulta más visitado y los chicos de nuestras escuelas la utilizan porque saben que allí encuentra la información que precisan. Para los educadores preocupados por acercar las nuevas tecnologías a las aulas pero con un sentido pedagógico, existe en los wikiproyectos un gran potencial para que sus estudiantes entiendan sobre la importancia de negociar significados y maneras de redactar siempre con fundamentos que nos permitan debatir y finalmente decidir, porque es un aprendizaje valioso y valorado socialmente que les será útil para desenvolverse en cualquier ámbito de su vida.

Por mi parte, incluí en el programa de la materia que dicto en el Instituto de Formación Docente un apartado vinculado con la producción en la Wikipedia y el rol que los educadores podemos asumir al respecto. Para ello, es fundamental el “learning by doing” no sólo por parte de los estudiantes, sino también por los educadores que quieren acercar estas propuestas de la cultura digital y libre a sus propuestas áulicas. Se aprende haciendo y se despoja de prejuicios conociendo de cerca.

Mi anhelo personal es poder pensar en las escuelas ya no como lugar donde se difunden contenidos, sino como lugar de producción de conocimientos. Es un desafío que involucra cada vez más el compromiso personal de cada docente, más allá de las políticas educativas macro que acompañen el desarrollo del sistema educativo.

¿Cómo lograrlo? Los proyectos de Wikimedia y sus modos de producción nos brindan algunas pistas que necesitamos interpretar, como educadores a través de nuestro lente didáctico que nos proporciona el potencial para cambiar el rumbo de nuestras escuelas y volverlas espacios de creación. Hace falta valor, creatividad y decisión de dar el salto cualitativo que ello implica.

Dejar una respuesta